Costa Rica (I) Tortugero


Una de mis aficiones es viajar, por suerte es compartida por mi marido y juntos hemos realizado unos cuantos viajes muy interesantes.  Mi intención es compartir aquí  algunas fotos. Comenzaré por Costa Rica, viaje que hice en el 2008,  Poco después una amiga me pidió que las colgara, pero hasta hoy.  Como lo prometido es deuda, por fin voy a empezar a pagarla. Va por ti Esther.
El viaje se dividió en cuatro etapas, en donde  pudimos  apreciar la variedad paisajística de este país. Comenzó  por el Parque Nacional de Tortugero, que debe su nombre al desove de las tortugas, varias especies desovan aquí. Hemos tenido el privilegio de ver una desovar, y confieso que fue una experiencia irrepetible, no tengo fotos, fue de noche y se trata de importunarlas lo menos posible.
El primera parada fue en la capital, San José, a la que teníamos previsto llegar a comer, pero llegamos a dormir y tarde. Este  es el jardín del hotel, lo único que visitamos a pie.
Nos levantamos temprano y partimos  hacia Tortugero atravesando  el Parque Nacional Braulio Carrillo. Los costarricenses tienen un lema "Pura Vida".  Aquí empezamos a darnos cuenta de lo que significaba.
Esta es una  foto muy repetida, se toma desde un puente  donde los autobuses van muy despacito así que todos los que pasamos por allí hacemos la consabida foto. Lo interesante como podemos ver es el distinto color del agua  de los  ríos  Sucio y  Patria. 
Tortugero es un bosque tropical muy húmedo que está atravesado por multitud de ríos y canales y para llegar es necesario utilizar lanchas y navegar por los canales durante dos horas.
 Hicimos un alto en camino y más de uno...

  Seguimos navegando por los canales
 La llegada al embarcadero. El  lodge donde nos alojamos estaba enclavado en plena selva, consistía en  unas casitas de madera muy integradas en el paisaje
Estos eran nuestros vecinos, los monos aulladores que se pasaban la noche haciendo lo suyo y por tanto nos pusieron   difícil lo de  dormir.
De todos modos era muy entretenido viéndolos saltar de rama en rama y aparecer por todas partes, siempre a una cierta distancia

Este era otro vecino, el perezoso, era el polo opuesto a los anteriores, solo baja al suelo a hacer sus necesidades y para ello se toma su tiempo
Las piñas como plantas ornamentales 
En cualquier tronco se organiza un muestrario de especies
Pasear por los canales es una experiencia inenarrable; los sonidos, los olores, el contacto con el agua, las sensaciones ¿Como describirlo?

 Un basilisco intentando dar el pego
La convivencia parece pacifica en esta rama, un basilisco y un pájaro se miran fijamente , otro pájaro les da la espalda sin inmutarse

 Las tortugas aquí son las reinas del baile, están en todas partes y de todos los tamaños
El guía, nos muestra una  rana roja  muy venenosa, es un endemismo de Costa Rica y Panamá y como muchos otros animales, se encuentra seriamente amenazada
Este nos contempla tan tranquilo
Seguimos disfrutando del paisaje
 Una garza secándose

Hay rincones, absolutamente mágicos
 Un caimán nos observa con indiferencia, perfectamente camuflado entre las raíces.
 El solarium es esplendido, las vistas son inmejorables
 Para tomar el sol, cualquier lugar es bueno.
          

Un jardín en la selva
¡ Mira, mira!
¿Lo ves?
¡ Ha, pero si era un cocodrilo!
La cosa fue más o menos así. Hacíamos el viaje de retorno que transcurría plácido por los canales de Tortugero, de pronto alguien ve algo raro al lado de una islita, el barco se acerca, y tuvimos la oportunidad de contemplar muy de cerca un magnifico ejemplar de cocodrilo. Para concluir, lo cierto es que no estuvo nada mal.


Próxima entrega: El volcán Arenal 


Comentarios

Entradas populares